Una Definición Moderna del Qi

Por el Dr. Yang, Jwing-Ming
Es importante que se conozca el progreso que ha hecho la ciencia moderna en el estudio del Qi (chi). Esto evitará que las personas se queden aferradas a los conceptos y nivel de comprensión antiguos.
En la antigua China, la gente tenía muy pocos conocimientos sobre la electricidad. Ellos solo sabían a partir de la acupuntura que cuando una aguja era insertada en alguna cavidad, algún tipo de energía distinta al calor se producía, lo cual a menudo provocaba una sensación de sobresalto o de cosquilleo. No fue sino hasta hace unas pocas décadas, cuando los chinos se fueron familiarizando más con la ciencia del electromagnetismo, que comenzaron a reconocer que esta energía que circula en el cuerpo, la cual llaman Qi, podría ser lo mismo que la ciencia moderna llama “bioelectricidad”.
Debemos observar lo que la ciencia moderna occidental ha descubierto sobre la energía bio-electromagnética. Muchos estudios relacionados con la bioelectricidad han sido publicados, y frecuentemente los resultados están estrechamente relacionados con lo que es experimentado en el entrenamiento del Qigong (chi kung) chino y en la ciencia médica. Por ejemplo, durante la investigación sobre electrofisiología en los años 60, muchos investigadores descubrieron que los huesos son piezoelectricos; esto es, que cuando son estimulados, la energía mecánica se convierte en energía eléctrica, en forma de corriente eléctrica. Esto puede explicar una de las prácticas del Qigong del Lavado de Médula Ósea en el cual, el énfasis sobre los músculos y huesos es incrementado de ciertas maneras para incrementar la circulación del Qi.

chinese.jpg

Es comprendido en la actualidad que el cuerpo humano está constituido de muchos materiales distintos conductores de electricidad, y que este forma un campo y un circuito electromagnético viviente. La energía electromagnética es generada continuamente en el cuerpo humano a través de las reacciones bioquímicas involucradas con la digestión y la respiración, y es puesta en circulación por las fuerzas electromotrices (FEM) generadas dentro del cuerpo.
Además, somos afectados constantemente por los campos electromagnéticos externos como el de la tierra, o por los campos eléctricos generados por las nubes. Cuando se practica Medicina china o Qigong, se debe estar consciente de estos factores externos y tomarlos en cuenta adecuadamente.
Innumerables experimentos han sido llevados a cabo en China, Japón, y en otros países para estudiar como los campos magnéticos externos, o los campos eléctricos, pueden afectar y ajustar el campo de Qi corporal.
Muchos acupuntores usan imanes y electricidad en sus tratamientos. Ellos adhieren un imán a la piel sobre la cavidad y lo dejan por un período de tiempo. El campo magnético gradualmente afecta la circulación de Qi en ese canal. Alternativamente, ellos insertan agujas en las cavidades y hacen circular una corriente eléctrica a través de la aguja para alcanzar los canales de Qi directamente. Aunque muchos investigadores han afirmado cierto grado de éxito en sus experimentos, ninguno ha sido capaz de publicar ninguna prueba detallada y convincente de los resultados, ni han dado una buena explicación de la teoría detrás del experimento. Como con muchos otros intentos de explicar el Cómo y el Por qué de la acupuntura, la prueba concluyente es huidiza, y aún quedan muchas preguntas sin responder. Por supuesto, esta teoría es bastante nueva, y requerirá más estudio e investigación antes de que pueda ser verificada y completamente comprendida.
Gran cantidad de la investigación sobre al campo eléctrico del cuerpo se relaciona con la acupuntura. Por ejemplo, el Dr. Robert O. Becker, autor de “El Cuerpo Eléctrico”, afirma que la conductividad de la piel es mucho mayor en las cavidades (puntos) de acupuntura, y que ahora es posible localizarlas de manera precisa al medir la conductividad de la piel. Muchas de estas afirmaciones prueban que la acupuntura, la cual ha sido practicada en China por más de mil años, es razonable y científica.
Aunque el vínculo entre la teoría de “El Cuerpo Eléctrico” y la teoría china del Qi se está volviendo más aceptada y mejor demostrada, aún existen muchas preguntas a ser respondidas. Por ejemplo, ¿Cómo puede la mente guiar al Qi (electricidad)? ¿Cómo genera realmente la mente una FEM para hacer circular la electricidad en el cuerpo? ¿Cómo es afectado el campo electromagnético humano por la multitud de otros campos eléctricos que nos rodean, como las ondas de radio o aparatos eléctricos? ¿Cómo podemos reajustar nuestros campos electromagnéticos y sobrevivir en el espacio exterior o en otros planetas donde el campo electromagnético es completamente diferente al de la Tierra? Podemos ver que el futuro del Qigong y de la ciencia de la bioelectricidad es muy desafiante y excitante. Ya es hora de que comencemos a utilizar la tecnología moderna para comprender el mundo de la energía interna, el cual ha sido ignorado por la gran mayoría de la sociedad occidental.
Este artículo es una traducción directa del libro “Taijiquan Classical Yang Style” por el Dr. Yang Jwing-Ming. YMAA 1999

Etiquetas de Technorati:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: