Raíces Marciales – Práctica Moderna

Por Therese Mei Mei Teo (Directora del Tai Chi Chuan Yang Cheng Fu Center de Suecia, Discípula del Maestro Yang Zhenduo).

Tanto en los seminarios como en las entrevistas, el Gran Maestro Yang Zhenduo frecuentemente enfatiza que a pesar de que el Tai Chi Chuan se originó como un arte marcial, actualmente es practicado para la salud, longevidad y para equilibrar los estados emocionales, lo cual se consigue a través de la quietud mental, promoviendo de este modo los beneficios espirituales que otorga esta disciplina. Si solo se limitase al aspecto marcial (arte de defensa y ataque), el Tai Chi Chuan Estilo Yang no seria tan popular en la actualidad.
He observado durante mis años de enseñanza que la mayoría de los alumnos nuevos vienen a aprender Tai Chi Chuan recomendados por sus médicos o terapeutas, como una forma de ejercicios calisténicos para lidiar con el stress, problemas en la espalda y cuello, etc. Otros buscan el cultivo de la tranquilidad y el crecimiento personal. Es muy raro tener alumnos que quieren comenzar porque el Tai Chi Chuan es un arte marcial interno. Para aquellos que lo hacen, el proceso puede llevar largo período de tiempo. Aprender solo la forma corta, puede llevar por lo menos un año. Poner en práctica los principios básicos toma más tiempo, descubrir las energías y ser capaz de practicar los aspectos de lucha del arte correctamente, puede llevar entre 5 y 10 años o más, dependiendo de la comprensión individual, y del tiempo invertido en el estudio de la teoría y la práctica. En este sentido, es más rápido aprender otras formas de Kungfu o de artes marciales japonesas donde se muestran los aspectos del combate desde el principio.
En el mundo moderno rodeado de violencia y agresión, los alumnos que buscan el Tai Chi Chuan como un camino práctico para la salud o como una herramienta de auto-desarrollo, tienden a apartarse de lo que interpretan como aspectos de “ataque y defensa” practicando la Forma sin hacer Tui Shou (Empuje de Manos) o sin una comprensión de las aplicaciones marciales. Sin embargo, ¿Cuál es nuestra comprensión de estos aspectos marciales del Tai Chi Chuan? Uno de los puntos es incorporar las 13 energías cinéticas durante la práctica de la Forma de Mano, Armas, Tui Shou y aplicaciones. Algunas veces llamadas las 13 posturas, estas incluyen: Los 5 pasos (adelante, atrás, derecha, izquierda y centro), las 4 energías cuadradas Desviar (Peng), Halar hacia atrás (Lu), Presionar (Ji) y Empujar (An), y las 4 energías diagonales Halar hacia abajo (Tsai), Separar o partir (Lieh), Golpe de hombro (Kao) y Golpe de codo (Chou). Entrenar en la Forma o en Tui Shou sin comprender las energías internas hará que las Formas sean vacías y que la práctica del Tui Shou sea una expresión de fuerza bruta.

Maestro Chen Xiaowang – Tui Shou

Los profesores tienen la responsabilidad de ayudar a los estudiantes a conseguir gradualmente habilidades superiores haciendo que el proceso de aprendizaje sea significativo, placentero y que siempre esté en desarrollo. La actitud correcta tanto del profesor como del alumno puede hacer del Tui Shou una experiencia menos temerosa para algunos, en la medida en que nos tornamos vulnerables y expuestos con el contacto con otras personas. El énfasis en la práctica de los círculos, manteniendo la adherencia (zhan) y siguiendo al compañero (sui), otorga el significado de la sensación y la comprensión de la energía en vez de hacer una práctica donde deslizar y frotar los brazos uno contra otro sea la regla, combatiendo con fuerza bruta. Entonces, cuando se es capaz de usar la energía para hacerle perder el equilibrio a nuestro compañero, esto es considerado un “encuentro amistoso” y no como una hostilidad. A través del Tui Shou somos capaces de descubrir más cosas sobre nosotros y somos más concientes de nuestro propio comportamiento; esto nos ayuda a mejorar muchos aspectos en nuestra persona. Practicar las aplicaciones no implica un combate, sino más bien una continuidad en el estudio del Tai Chi Chuan. Ambos sirven como una gran oportunidad de integrarse y estudiar con otras personas.
Para aquellos que no están interesados en el Tui Shou, la alternativa para obtener energía interna puede ser encontrada en la Forma. Una vez que se haya pasado la etapa inicial de aprendizaje donde se aprende movimiento por movimiento, se pueden aplicar los 10 principios esenciales como fundamento de nuestro entrenamiento. Con un profesor calificado para que nos instruya y nos guíe, haciendo pacientemente un estudio y entrenamiento regular, podremos desarrollar y obtener energía interna.
Cuando comenzamos la forma con la relajación adecuada, o “Song”, habrá peng jin (energía peng). Esta energía no está limitada solamente al movimiento “Desviar (peng)” izquierdo y derecho de “Asir la Cola del Pájaro”. En el momento que iniciamos la práctica de Tai Chi Chuan, esta energía comienza y continua a través de toda la Forma, viva, expandiendo nuestra consciencia en el cuerpo, mente y espíritu.
El otro aspecto marcial, que es el código moral, es más aplicable y puede ser integrado en nuestra vida diaria:
1) Ser humilde. En la práctica del Tai Chi Chuan, incluso si hemos adquirido un nivel muy alto de habilidad no debemos ser arrogantes. En el ambiente social, debemos ser menos egocéntricos.
2) Mostrar respeto, devoción, lealtad y honrar especialmente a nuestra familia y a nuestro profesor. El profesor tiene que ser un buen modelo del mismo comportamiento virtuoso.
3) Sinceridad y veracidad en nuestras acciones y palabras.
4) Coraje. Todos no podemos ser héroes como en las historias antiguas; sin embargo podemos tener coraje en nuestra realidad. Es decir, alzarse contra la injusticia y a favor de nuestros principios, sin temor a enfrentar las adversidades de la vida y sus desafíos.
5) Perseverancia y paciencia. Si nuestra práctica es consistente y correcta, habrá un desarrollo gradual y se obtendrá un alto nivel de habilidad.
6) Compasión y benevolencia. Nuestro mundo se ha ocupado demasiado en perseguir bienes materiales y posición social. Todo tiene que ser más rápido. Las emociones y la mente se vuelven “torpes”. A través del Tai Chi Chuan hay un despertar y un retorno a la simplicidad, sensibilidad, apertura del corazón al amor y a la compasión.
Estos aspectos de virtud y conducta, a pesar de ser conceptos chinos, se aplican a nuestra existencia diaria. Por ejemplo, dentro de la práctica del Tai Chi Chuan una persona no se debe sentir superior a sus compañeros solo porque está practicando Tui Shou. La habilidad de bajar mucho durante la forma o de tener la flexibilidad para patear alto, no indica necesariamente una habilidad superior. Una persona con más edad o alguien que tenga menos flexibilidad puede mostrar menos técnica, pero un espíritu más elevado. Otro ejemplo es un alumno celoso que practica entre 8 a 10 horas de Tai Chi diarias y descuida las responsabilidades con la familia y consigo mismo. Nuestro ambiente e higiene deben reflejar la mente del practicante de Tai Chi Chuan, calmada, clara y lúcida.
El Tai Chi Chuan debe ser accesible a todos. Debe haber respeto por aquellos que entrenan por otros propósitos que no sea la disciplina de lucha y viceversa. Independientemente del nivel de habilidad, cada individuo tiene la oportunidad de escoger el camino que desea tomar.

Maestros Yang Zhenduo (explicando) y Yang Jun (demostrando) – Aplicación Marcial

El Tai Chi puede llevar a mejorar la salud, incrementar la capacidad mental y a desarrollar la creatividad; la lista es infinita. El Tai Chi Chuan como arte marcial es practicado no solo como una técnica, sino como una práctica de conciencia donde se promueve la integración y el cultivo del cuerpo, de la mente-corazón y del espíritu. De este modo, contribuye con la construcción de una sociedad más armónica y unificada, beneficiando el desarrollo personal individual y el crecimiento espiritual, y sirviendo también a la humanidad.
El Gran Maestro Yang Zhenduo es el epítome del verdadero artista marcial. Él es como un padre para mí y ha sido una figura ejemplar a través de los años que lo he conocido. Como profesor es respetuoso con sus estudiantes, paciente y perseverante en sus enseñanzas. Aún siendo un descendiente directo del linaje de la Familia Yang, el no critica los practicantes de Tai Chi de otras escuelas, ni en público ni en privado. Siempre humilde, nunca se muestra soberbio respecto a su linaje o su Tai Chi. Él aprecia la vida, valora la buena comida y tiene un gran sentido del humor. Todos hemos presenciado una y otra vez sus expresiones chistosas cuando da ejemplos en los seminarios. Podemos reconocer su “Jing, Chi y Shen” de manera muy clara a medida que ejecuta la Forma sin armas o con armas, cantando ópera de Beijing o escribiendo caligrafía. Él expresa su energía de forma dinámica, cuando su voz se proyecta retumbando en la sala con los nombres de las Formas. Externamente su apariencia y postura son majestuosas y poderosas. Haciendo honor a su signo chino, tiene el poder de un tigre. Sin embargo, por dentro es calmado, gentil y bondadoso.

Maestro Yang Zhenduo diciendo los nombres de la forma

Estas son varias de las razones por la que muchos de nosotros lo escogimos como nuestro profesor y seguimos sus tradiciones familiares. La creación de la Asociación Internacional de Tai Chi Chuan Estilo Yang y de los Centros Yang Chengfu, bajo el liderazgo del Maestro Yang Jun es prueba de que cualquiera sea la raza, color o credo, nosotros somos una gran familia en el Tai Chi Chuan.
Cuando comencé mi viaje en el Tai Chi, hace más de veinte años, tenía una idea muy vaga hacia donde quería llegar y de lo que iba a encontrar. Sin embargo, sentí que era lo correcto para mí, y le di una oportunidad. La disciplina de la práctica fue difícil al principio. Con el tiempo se fue haciendo más fácil y la práctica se volvió una parte de mí ahora, tal como comer o dormir. Uno de los mayores beneficios que la práctica del Tai Chi me ofreció fue poder enfocar la mente, estar “aquí y ahora”. Percepciones más agudas y confianza en mis intuiciones, también me ayudaron mucho en mi personalidad y en mi trabajo. Buena salud y plenitud de energía me permiten apreciar la vida completamente. De manera natural me convertí en profesora de Tai Chi Chuan para dar y pasar a la siguiente generación lo que me fue dado. El acto de enseñar me enseñó paciencia y compasión. Ayudar a las personas y comprender y mejorar sus vidas física, emocional y espiritualmente es maravilloso. He encontrado y hecho grandes amigos en diferentes partes del mundo. A pesar de que ya he llegado a cierto punto, aún me siento como una principiante. Hay tanto para desarrollar y descubrir. Aún me siento estimulada y con la esperanza de llegar a ser anciana y lucir parecida en espíritu a mi héroe: !El Gran Maestro Yang Zhenduo!

The Newsletter of the International Yang Style Taijiquan, Número 13, Primavera 2004.

Anuncios

One Response to Raíces Marciales – Práctica Moderna

  1. Nawuara wualter te felicito por los seminarios y las clases que estas dando,pues me han servido de mucha ayuda a mi cuerpo fisico y a mi salud,…He aprendido mucho en el cpt,…QUE DIOS TE BENDIGA A TI A TU FAMILIA,….:),……………………………………………………..
    …..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: